¿Por qué no estoy perdiendo peso corriendo?

Pregunta: ¿Por qué no estoy perdiendo peso corriendo?

Testimonio: â€œComenzé a correr porque creí que me ayudaría a bajar de peso, pero he estado entrenando por 14 kilómetros a la semana, durante un mes, y no he perdido nada de mi peso. ¿Necesito correr más? Tampoco he reducido mis calorías diarias ¿Debería empezar a hacerlo?”

Respuesta: Mucha gente comienza a correr para perder peso, y esto tiene sentido-correr quema muchas calorías (un promedio de 100 calorías por kilómetro), así que uno puede entender la idea de perder peso que se le asocia a este deporte.

Sin embargo, nuevos corredores han encontrado que no pierden peso, por el contrario, algunos señalan que incluso han llegado a subir, o bien encuentren un límite que nos les permite bajar más de su peso habitual. Respecto a esto no existe una respuesta real, puesto que se presentan una infinidad de variantes. A continuación te presentamos algunas de ellas.

Muchas calorías

Lo primero, puede que consumas más calorías de las que necesitas. Incluso como runner, si no estás quemando más calorías de las que consumes, no vas a encontrar una diferencia en la balanza. Puede que tu apetito se intensifique con el correr, y por lo tanto, consumas más calorías de las que te das cuenta. Intenta repartir tus calorías durante el día, entre 5 o 6 meriendas, de esta manera no comerás en exceso.

También debes vigilar tus calorías líquidas. A pesar de que corras mucho, no necesitas estar tomando bebidas deportivas que contengan azúcar. Aunque es importante que reemplazes electrolitos durante las carreras, no es necesario durante corridas más cortas, o cuando simplemente no estás corriendo. El agua es importante para mantenerte hidratado. Trata también de limitar el consumo de jugos de fruta, el café y las bebidas gaseosas, puesto que ellas te añadirán aún más calorías a tu dieta.

Los músculos son más densos que la grasa

Otra explicación que se puede deducir de la poca pérdida de peso, es que estés desarrollando más masa muscular, la cual es más densa que la grasa. De esta forma mientras tú no pierdes peso, tu porcentaje de grasa corporal ha disminuido, tonificando tu cuerpo. Presta atención a cómo te sientes con el pasar de los días, usando medidas cotidianas que no sean sólo la de pesarte, sino que puedes probar tu ropa habitual, para verificar la pérdida de peso, así podrás ir marcando tu progreso.

Determina las calorías que necesitas

Conociendo cuántas calorías necesitas te ayudará a determinar aquellas que vas a necesitar para lograr un déficit de 3.500 calorías, lo que equivale a una libra. Por lo tanto, si estás corriendo 14 millas por semana, eso implica que quemarás alrededor de 1.400 calorías a la semana con ejercicio. Para conseguir un déficit de 3.500 calorías, entonces necesitarás reducir 2.100 calorías a la semana, o 300 calorías diarias, para así perder 1 libra a la semana.

Agrega distancia e Intensidad

Probablemente tendrás mayor éxito si aumentas tu recorrido de kilometraje durante la semana. Si siempre corres a un mismo ritmo, trata de incorporar intervalos de velocidad en el entrenamiento. Puedes comenzar añadiendo velocidad mientras estás precalentando por algunos kilómetros, para después aumentar el ritmo de carrera (respirando de forma rápida, pero controlada) por algunos minutos. Continúa con este patrón por dos kilómetros y más tarde podrás ir enfriando el ritmo por 5 o 10 minutos. Cuando esto se te haga cada vez más fácil, aumentael tiempo y el intervalo de velocidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X